Vacunas por ultrasonidos: ¿el fin de las agujas?

La vacunación es una de las herramientas más eficaces para prevenir enfermedades infecciosas. Sin embargo, la administración de vacunas a través de agujas puede ser dolorosa y causar miedo o ansiedad en algunas personas.

En los últimos años, se ha investigado el desarrollo de nuevas técnicas de vacunación que no requieran el uso de agujas. Una de las más prometedoras es la vacunación por ultrasonidos.

¿Qué son las vacunas por ultrasonidos?

Las vacunas por ultrasonidos utilizan ondas sonoras de alta frecuencia para administrar la vacuna a través de la piel. Este método es no invasivo y no requiere el uso de agujas. Las ondas sonoras crean microburbujas en la piel que permiten que la vacuna entre al organismo con facilidad.

¿Cómo funcionan?

Las vacunas por ultrasonidos utilizan un dispositivo similar a un transductor de ultrasonidos, que se coloca sobre la piel. Las ondas sonoras de alta frecuencia se generan en el dispositivo y se transmiten a la piel.

Las ondas sonoras crean microburbujas en la piel. Estas microburbujas son muy pequeñas y frágiles, y se rompen rápidamente. Cuando las microburbujas se rompen, liberan energía en forma de calor y presión.

Esta energía es suficiente para abrir pequeños poros en la piel. A través de estos poros, la vacuna puede penetrar en el organismo.

¿Qué ventajas tienen las vacunas por ultrasonidos?

  • Son más seguras: no implican el riesgo de pinchazos accidentales o de transmisión de enfermedades.
  • Son más cómodas: no requieren el uso de agujas.
  • Pueden ser más eficaces: permiten que se administre en una capa más profunda de la piel.

¿Cuál es el estado actual de las vacunas por ultrasonidos?

Las vacunas por ultrasonidos aún se encuentran en fase de desarrollo, pero los resultados de los ensayos clínicos son prometedores.

En un ensayo clínico, se demostró que las vacunas por ultrasonidos eran seguras y eficaces para la prevención de la gripe, el sarampión, las paperas y la rubéola (SRP).

¿Cómo se están desarrollando?

Las investigaciones sobre estos nuevos métodos se están llevando a cabo en todo el mundo. Un equipo de investigadores de la Universidad de Oxford está desarrollando un método de vacunación por ultrasonidos que utiliza ondas sonoras de alta frecuencia para crear microburbujas en la piel. Las microburbujas, al romperse, liberan energía en forma de calor y presión. Esta energía es suficiente para generar pequeños poros en la piel, que permitan la entrada de la vacuna al organismo

Los investigadores de la Universidad de Oxford han probado este método en ratones y han demostrado que es seguro y eficaz. Los ratones vacunados con este método desarrollaron una respuesta inmunitaria similar a los ratones vacunados con una inyección tradicional.

Además del equipo de la Universidad de Oxford, otros investigadores de todo el mundo están desarrollando métodos de vacunación por ultrasonidos. Estos métodos utilizan diferentes tipos de ondas sonoras y diferentes técnicas para crear microburbujas en la piel.

¿Qué impacto podrían tener las vacunas por ultrasonidos?

Este método podrían tener un impacto significativo en la salud pública. Estas vacunas podrían ayudar a aumentar la cobertura de vacunación, especialmente en personas que tienen miedo a las agujas.

Las vacunas por ultrasonidos también podrían utilizarse para administrar vacunas a personas que no pueden recibir las tradicionales por vía oral o nasal. Por ejemplo, las vacunas por ultrasonidos podrían utilizarse para administrar vacunas a bebés recién nacidos o a personas con trastornos digestivos.

Además, podrían utilizarse para administrar vacunas a animales. Esto podría ayudar a controlar la propagación de enfermedades animales, como la rabia o la influenza aviar.

En definitiva, tienen el potencial de mejorar la salud pública en todo el mundo.

En resumen

Los resultados de los ensayos clínicos en curso son prometedores, y se espera que este método este disponibles en el mercado en los próximos años. Si estos ensayos son exitosos, las vacunas por ultrasonidos podrían tener un impacto significativo en la salud pública.

Profesionales destacados

Otros artículos