Tensión alta: Un enemigo silencioso que debes controlar

La tensión alta, también conocida como hipertensión arterial, es una afección común que afecta a millones de personas en todo el mundo. Se caracteriza por una presión arterial anormalmente alta en las arterias, lo que puede aumentar significativamente el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, insuficiencia renal y otros problemas de salud graves. Se estima que uno de cada tres adultos la padece, y es la principal causa de muerte prevenible.

¿Qué es la tensión alta?

La presión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias a medida que bombea por el cuerpo. Cuando la presión arterial es demasiado alta, puede dañar las arterias y los órganos del cuerpo.

¿Cuáles son los riesgos de la tensión alta?

La tensión alta es un factor de riesgo importante para muchas enfermedades graves, como:

  • Enfermedad cardíaca: La tensión alta puede dañar las arterias y el corazón, lo que puede provocar un ataque cardíaco, un accidente cerebrovascular o insuficiencia cardíaca.
  • Enfermedad renal: La tensión alta puede dañar los riñones, lo que puede provocar insuficiencia renal.
  • Enfermedad arterial periférica: La tensión alta puede dañar las arterias en las piernas y los pies, lo que puede provocar dolor, entumecimiento y, en casos graves, amputación.
  • Daño a los ojos: La tensión alta puede dañar los vasos sanguíneos de los ojos, lo que puede provocar retinopatía hipertensiva, que puede conducir a la pérdida de visión.

¿Cuáles son los síntomas?

La hipertensión a menudo no presenta síntomas, por lo que se la conoce como «el asesino silencioso». Es importante controlar la presión arterial regularmente para detectarla a tiempo.

Algunos síntomas que pueden indicar hipertensión son:

  • Dolores de cabeza
  • Mareos
  • Fatiga
  • Visión borrosa
  • Dificultad para respirar
  • Dolor en el pecho
  • Sangrado nasal

¿Cómo se diagnostica la hipertensión?

La tensión arterial se mide con un aparato llamado tensiómetro. Se coloca un brazalete alrededor del brazo y se infla hasta que la presión arterial sea lo suficientemente alta como para bloquear el flujo sanguíneo. Luego, se desinfla el brazalete lentamente y se escucha el sonido del flujo sanguíneo a través de las arterias. La presión arterial se registra como dos números:

  • El número sistólico: Es el número más alto y representa la presión arterial cuando el corazón late.
  • El número diastólico: Es el número más bajo y representa la presión arterial cuando el corazón está en reposo.

Se considera que la presión arterial es normal si es inferior a 120/80 mmHg. La presión arterial alta se clasifica en tres categorías:

  • Presión arterial elevada: 120-129/80-84 mmHg
  • Hipertensión en estadio 1: 130-139/85-89 mmHg
  • Hipertensión en estadio 2: 140/90 mmHg o más

¿Cómo se trata la hipertensión?

La tensión alta se puede tratar con una serie de medidas, como:

  • Cambios en el estilo de vida: Estos incluyen perder peso, llevar una dieta saludable, hacer ejercicio regularmente, dejar de fumar y reducir el consumo de alcohol.
  • Medicamentos: Si los cambios en el estilo de vida no son suficientes para controlar la tensión arterial, es posible que se necesiten medicamentos. Hay muchos tipos diferentes de medicamentos para la tensión arterial disponibles, y su médico puede ayudarlo a elegir el mejor para usted.

Conclusión

La tensión alta es una enfermedad grave que puede tener consecuencias fatales si no se trata. Sin embargo, se puede controlar con un estilo de vida saludable y, en algunos casos, con medicamentos. Si tiene hipertensión, es importante que se controle la presión arterial regularmente y que siga las recomendaciones de su médico para reducir su riesgo de complicaciones.

Recuerda:

  • La hipertensión es una enfermedad común y grave.
  • A menudo no presenta síntomas.
  • Se puede detectar fácilmente midiendo la presión arterial.
  • Se puede controlar con tratamiento y un estilo de vida saludable.

Profesionales destacados

Otros artículos