Cuando la mente se fragmenta: (TID)

¿Imaginas compartir tu cuerpo y mente con otras personas? No se trata de una película de ciencia ficción, sino de una realidad que viven quienes sufren el Trastorno Disociativo de la Identidad (TID), anteriormente conocido como Trastorno de Personalidad Múltiple. Un viaje al interior de la mente fragmentada, donde la supervivencia se convierte en un acto de equilibrio entre diferentes «yoes».

Más que un simple cambio de humor

El TID no se trata de ser bipolar o tener cambios de humor repentinos. Es un trastorno complejo que se caracteriza por la presencia de dos o más identidades o «alters» que controlan el comportamiento de la persona de forma alterna. Cada «alter» tiene su propia personalidad, recuerdos, preferencias e incluso apariencia física.

Raíces en el trauma en tu mente

La causa principal del TID se encuentra en el trauma severo vivido durante la infancia, especialmente antes de los 8 años. Abuso físico o sexual, negligencia extrema o la exposición a eventos aterradores pueden fragmentar la mente como mecanismo de defensa para afrontar el dolor insoportable.

Un caleidoscopio de síntomas: Las personas con TID experimentan una variedad de síntomas que pueden ser difíciles de comprender para quienes no lo viven. Algunos de los más comunes son:

  • Amnesia disociativa: Olvidos repentinos de eventos importantes, información personal o incluso de las propias «alters».
  • Despersonalización: Sentirse como un observador externo de su propia vida, como si no estuviera realmente presente en el cuerpo.
  • Desrealización: Percibir el mundo como extraño o irreal, como si estuviera en una película o un sueño.
  • Lagunas en el tiempo: Períodos de tiempo que no se pueden recordar o explicar.
  • Cambios repentinos en el comportamiento, la voz o las preferencias.
  • Presencia de «alters» con diferentes personalidades, recuerdos y habilidades.

Un camino hacia la integración:

El tratamiento del TID es complejo y requiere la ayuda de un profesional capacitado en terapia disociativa. El objetivo principal es lograr la integración de las diferentes «alters» en una sola identidad, fortaleciendo al mismo tiempo las habilidades de afrontamiento y la autoestima del paciente.

Rompiendo el silencio

El TID es un trastorno poco conocido y a menudo estigmatizado. Es importante hablar de ello para aumentar la comprensión y el apoyo hacia quienes lo sufren. Si crees que tú o alguien que conoces puede tener TID, es fundamental buscar ayuda profesional.

Más allá del diagnóstico: No se trata de «personajes» o «locura». Las personas con TID son individuos que han vivido experiencias traumáticas y que necesitan comprensión, apoyo y tratamiento adecuado para recuperar el control de su vida.

Recursos adicionales:

Recuerda: No estás solo. Si estás luchando con el TID, hay ayuda disponible. Con el tratamiento adecuado, puedes aprender a vivir una vida plena y significativa.

Profesionales destacados

Otros artículos